¿Todo lo que piensas te sirve?

28.11.2018

Nuestros pensamientos son interpretaciones de nuestra realidad, más bien, hipótesis de la realidad, es decir, se encuentran basados y regulados por muchos aspectos, personalidad, carácter, vivencias, aprendizajes, momento actual, etc., por tanto, llamarlos "hipótesis" es un término que utilizo mucho, porque pudiendo ser estos verdad o mentiras, no representan toda la película, sino sólo, la parte que hemos visto (o incluso la que nos hemos imaginado).

Por tanto, he de decirte que los pensamientos no son siempre válidos, y darle veracidad absoluta a todos ellos, probablemente puedan causarte más de un problema que no tenga porque ser. Sin embargo, podemos desarrollarnos psicológicamente y ser conscientes de esto, reflexionándolos y cuestionándolos, y aunque a veces es duro darnos cuenta que lo que pensamos no es saludable, no nos aporta nada bueno, que nos hemos equivocado, o que lo que yo pienso no lo tienen que pensar los demás, es un ejercicio de crecimiento y empoderamiento personal.

Te voy a dejar escrito una serie de preguntas para que confrontes tus pensamientos, sobre todo aquellos que te generan malestar, para que aprendas a ser consciente y tomar la decisión de seguir así o aceptarlos para que te condicionen lo menos posible, para ello, ten presente las siguientes cuestiones:

· Esto que pienso, ¿es totalmente así? ¿Hay otros elementos o otras visiones que no estoy teniendo en cuenta?

  • ¿Para qué me sirve pensar esto? ¿Qué objetivos consigo pensando así?
  • ¿Me aporta beneficio en mi vida este pensamiento? ¿Me ayuda a algo positivo?

· ¿Merece la pena seguir pensando esto? ¿Puedo cambiar mi pensamiento a otro más adaptativo, positivo o que me ayude más a mejorar mi vida?

· Si no encuentro una alternativa mejor ¿Puede que haya algo que me está impidiendo cambiar mis pensamientos? ¿Para qué quiero seguir pensando esto?

Para poner en práctica este cuestionamiento, te recomiendo que ya que lo haces sol@, seas totalmente honest@ contigo mismo, esto muchas veces nos puede avergonzar, nos podemos sorprender porque a veces están sustentados en cierta maldad, con la que no nos identificamos, pero no te preocupes, lo importante es que tomes conciencia, porque así podrás ser más autónom@ y tomar decisiones con conciencia y responsabilizarte de tus actos.

Escrito por: María Álvarez, AN08209.